Nada es Eterno
08-09-2019

Publicado por: Mabel Escribano


Asociación Buscadores de Plenitud En alguna parte el amor espera,
deshojando la margarita de las horas.
No le importa que tarde, 
que lluevan desesperanzas,
que el cuerpo sufra el frío de la soledad,
él no siente nada de eso.
Se olvida de que, nada humano es eterno.
Todo corazón tiene su tiempo,
y cuando deja de latir ya no importa,
ni quien ni por quién ha latido.
El amor se queda solo,
deshojando la margarita de las horas,
esperando sin saber el qué,
ni si aquella esquina dejará de serlo,
al doblarla la sombra de una caricia inesperada,
por carecer de cuerpo, ignora que los humanos,
no somos como él, eternos.

Mabel Escribano
d.r.
imagen: Viktor Dikanchev