Asociación Buscadores de Plenitud  Los peregrinos a Santiago de Compostela recogían las vieiras para beber confortablemente en los manantiales y ríos y así saciar su sed en el camino. Con el tiempo se fue convirtiendo en un símbolo del ser en estado de peregrinación.