Publicado por: Norberto G. Ciciaro


¿Escuchamos a nuestras emociones? ¿Sabemos aquello que quieren decirnos? ¿Entendemos que nos están pidiendo?