Publicado por: Norberto Ciciaro


Asociación Buscadores de Plenitud Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de un pariente, cuando ve a un chino poniendo un plato de arroz en la tumba vecina.
El hombre se dirige al chino, y le pregunta:
- Disculpe señor, pero ¿cree usted que de verdad el difunto comerá el arroz?
- Si, respondió el chino: cuando el suyo venga a oler sus flores.'

Moraleja:
Respetar las opciones, opiniones y costumbres de los demás, es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener.
Las personas son diferentes, actúan diferente y piensan diferente.
No juzguemos............ solamente comprendamos.