Ruidos
29-02-2020



Asociación Buscadores de Plenitud Necesitamos tomar consciencia de qué ocurre en nuestro interior y si es aquello que deseamos. Solo podemos llegar a ello haciendo, y buscando, el SILENCIO.
Ej: he sentido mi respiración, mis tripas se movían, el respirar, estuve pensando, escucho a mi cuerpo donde hay bienestar y donde hay carga y dolor, siento relax aunque se me cruzan muchos pensamientos, escucho silencio exterior, me cuesta dejar la mente en blanco, etc.
Este tipo de cosas son las experiencias que tenemos cuando buscamos y hacemos silencio: RUIDO.
Ruido interno de diferentes clases.

Si esos “ruidos” provienen del cuerpo simplemente nos recuerda que estamos vivos en el aquí y ahora. Pero también podemos hacer silencio no apegándonos a esto.
No poder dejar la mente en blanco es el gran inconveniente que padecemos los seres humanos occidentales con mayor facilidad.

No somos amos sino esclavos de nuestros pensamientos. Estamos apegados a ellos.
La meditación nos ayuda a tomar consciencia de ello.

La pregunta es: ¿Quiero ser Amo o Esclavo? ¿Quiero poder decidir qué hace mi mente?
Si la respuesta es: Quiero ser Amo y decidir, el cómo está en la repetición de este tipo de ejercicios y ejercer mi voluntad de que cuando mi atención se vaya donde no quiero (distracción) atraerla amorosamente ,nuevamente, al silencio hasta alcanzar este habito saludable.

Tomar consciencia es reconocer que necesitamos, para llevar adelante nuestros objetivos en el exterior, poseer un espacio de silencio y de libertad interior.

Mi “ruido” externo es reflejo de mi “ruido” interno.


Alcanza el silencio interno y alcanzaras: “sentir una PAZ ALEGRE”, “conseguir relajarme”, “siento que me he desprendido de un peso”, “recuerdo lo gratificante que puede ser dedicarme 10 a 20 minutos a estar conmigo”