Muchas veces
08-09-2017

Publicado por: Norberto Ciciaro


Asociación Buscadores de Plenitud A veces crees que te amas, pero no lo estás haciendo. Porque permites cosas que no tendrías que permitir; sostienes relaciones que no tendrías que sostener; no expresas lo que sientes en el momento que quieres hacerlo; no dices lo que quieres decir; no pones límites a tiempo. Estás pendiente de la mirada de los demás para ver si te aprueban o aceptan, por miedo al rechazo o al juicio.
Por eso, no te rechaces a ti mismo, no te critiques y no te juzgues ni una sola vez más, entonces te liberarás por siempre de la mirada del otro.