Publicado por: Norberto Ciciaro


Asociación Buscadores de PlenitudCuando hemos tomado conciencia de algún cambio que debemos realizar la sensación inmediata que tenemos es la de un cierto gozo por lo logrado.

Es natural ya que hemos saboreado, suavemente, de eso que se llama auto responsabilidad. El sabernos que podemos cambiar.

Pero inmediatamente nuestro sistema de pensamiento, que ya tiene sus rutinas, busca distraernos con ilusiones para des-focalizarnos.

Esa parte de nosotros nos distrae para evitar que tengamos la disciplina necesaria para hacer efectivo el cambio. Nos lleva a poner escusas, a posponer y al final volvemos a la falta de auto responsabilidad dejando aquello que descubrimos que es lo mejor para nosotros. Acto seguido esto nos lleva a la frustración, al auto reproche y baja la autoestima.

Un círculo vicioso donde nuevamente estamos atrapados por nuestros propios sistemas internos.

Cuando veas la luz del crecimiento no te distraigas con nada. No te dejes seducir por ti mismo. Enfócate en la solución que has encontrado y no dejes de hacer lo necesario hasta alcanzar el verdadero cambio.