Publicado por: Norberto Ciciaro


Asociación Buscadores de Plenitud Que la vida cotidiana nunca nos quite la capacidad de asombro.

Asombrarnos de la vida, asombrarnos de las reacciones de la gente y asombrarnos de los milagros cotidianos que nos regala la existencia.

Es maravilloso SIEMPRE.

Aunque a veces sea ¡inentendible!