Publicado por: Norberto G. Ciciaro


Asociación Buscadores de Plenitud La armonía interior, y con aquellxs que nos rodean, depende de diferentes capacidades que podamos desarrollar: silenciar el afuera, encender mi interior y re - conectar con mi entorno desde mi unicidad.


Acallar el afuera de sus influencias en mis pensamientos, emociones, acciones y palabras nos permite evaluar aquello que nos es propio. Potencia y fundamenta el ¿Quien Soy realmente?.


Este acto, que no es simple sino la acción de una persona currante y deseosa de dar sentido propio a la vida, se realiza con técnicas que están al alcance de nuestra formación. La actitud de aprendizaje es fundamental para esto como así también la constancia para superar las agujetas que produce estas técnicas y la pereza que surge de nuestro interior.


Al encontrarme, en la verdad, con mi verdadero yo, en sus luces y sombras, nos habilita el poder personal y el ejercicio de nuestra voluntad para limpiar e iluminar nuestra densidad y oscuridades.

Este solo acto nos hace encontrar la fuente que hay en nosotrxs, conectarnos con el origen de esa fuente y nutrirnos en un ciclo sin fin de abundancia.


Ya alimentados y nutridos en nuestra esencia la salida nuevamente hacia en entorno es un nuevo descubrimiento. Una salida hacia afuera renovadxs, iluminados y llevando esta abundancia realiza el cambio que nos es necesario para nuestra salud medioambiental, emocional, mental y espiritual.


Silenciar el afuera, encender mi interior y re - conectar con mi entorno son 3 aspectos que deben ir de la mano en armonía sin prevalencia de ninguno de ellos: buscar el silencio externo, interno y ... escuchar.