Publicado por: Norberto Ciciaro
Etiquetas:


Asociación Buscadores de PlenitudDios mío, yo quiero cantarte un canto nuevo
y tocar para ti con el arpa de diez cuerdas," Salmo 143: 9
A veces me despierto así. Son días.
A veces separo la vista de mis problemas y es cuando sale ese deseo de dar algo nuevo al mundo que me rodea y al Dios que habita en el.
Son días de aire puro, de desahogo, porque lo veo claro y entiendo. Si la canción que canto cotidianamente me produce malestar y opresión, aun cuando ya me haya acostumbrado a ella, pues PUEDO APRENDER un nuevo instrumento (con más cuerdas) y cantar UNA NUEVA CANCIÓN. Mi propia canción nueva al mundo y a mi Dios.
Si Él es mi guardián, a qué temeré???
Cambiar mi canción de miedos a una canción nueva de Amor y Confianza, es el mayor don que puedo darle al mundo y a mi Señor.