Asociación Buscadores de Plenitud Cada pensamiento negativo que tienes es una ofensa a tu persona y retrasa enormemente tu evolución. No te dañes de esa manera. Tampoco comas comida tóxica; no dañes tu cuerpo así. No te mereces esto. Te mereces la paz, la felicidad y la salud perfecta. No permitas que te maltraten de ninguna manera. Recuerda que el maltrato no es sólo violencia; es que no te tengan en cuenta, que te ignoren, que no te valoren, que no te admiren, que no te abracen, que no te reconozcan y que no vean tu luz y tu belleza. Tienes todo el derecho de exigir en tus relaciones que te traten con verdadero amor, todos los días. Es una falacia eso de no pedirle nada a los demás; no lo creas. Exige que te den todo lo que te mereces, pues sino te estarás resignando y sometiendo a una vida mezquina. Aceptar a los demás como son no significa resignarte a vivir sin amor; no confundas esto. Eso sí; recuerda que los demás te tratan como tú te tratas. Si estás en pareja, asegúrate que todo sea magia, disfrute, alegría y amor. Si no es así, haz todo lo que esté a tu alcance para cambiar tu conducta y sanar la relación. Pero si ves que el otro no hace su parte, entonces sepárate. Es así de simple y así de tajante; no hay que darle muchas vueltas al asunto. Acostúmbrate a seguir a tu corazón; no al miedo. Cada día que pasas sin sentir felicidad verdadera es un día perdido. No pierdas tiempo en relaciones superficiales o en donde no hay magia. Que sigan su camino aunque te duela. Al principio es así, luego crecerás y te fortalecerás.