Publicado por: Norberto Ciciaro


Asociación Buscadores de Plenitud Cuando te empieces a encontrar incómodo, nervioso o alterado, presta atención al tipo de pensamientos que estás teniendo, e identifica todos aquellos con connotaciones negativas (centrados en el fracaso, el odio hacia otras personas, la culpabilización, etc.)

Di para ti mismo “¡Basta!” Sustituye esos pensamientos por otros más positivos!