Publicado por: Nuria Rodriguez Perez


Asociación Buscadores de Plenitud"Juan Salvador Gaviota descubrió que el aburrimiento, el miedo y la ira, son las razones por las que la vida de una gaviota es tan corta, y al desaparecer áquellas de su pensamiento, tuvo por cierto una vida larga y buena.

Vinieron entonces al anochecer, dos gaviotas puras como luz de estrellass, y su resplandor era suave y amistoso

-Muy bien. ¿Quiénes sois?

-Hemos venido a llevarte a casa.

-casa no tengo dijo Juan, Bandada tampoco, soy un exiliado. Y ahora volamos a la vanguardia del viento de la gran montaña. Unos cientos de metros más, y no podré levantar más este viejo cuerpo.

-Si que puedes Juan porque has aprendido, contestaron las gaviotas, Una etapa ha terminado, y ha llegado la hora de que empieces otra.

Tal como le había iluminado toda su vida, también ahora el entendimiento iluminó ese instante de la existencia de Juan Gaviota.

Tenían razón. Él era capaz de volar más alto, y ya era hora de irse a casa.

Echó una larga y última mirada al cielo a esa magnífica tierra de plata donde tanto había aprendido.

-Estoy listo- dijo al fin.

y Juan Salvador Gaviota se elevó con las dos radiantes gaviotas para desaparecer en un perfecto y oscuro cielo."